Consejos para ser un buen anfitrión con la «nueva normalidad»

Consejos para ser un buen anfitrión

Tras varias semanas de confinamiento en nuestros hogares, por fin vamos recuperando poco a poco la normalidad. Sin embargo, el riesgo de contagio todavía existe, por lo que es indispensable adoptar todas las medidas de precaución necesarias. ¿Estás deseando reencontrarte con tus familiares y amigos después de tanto tiempo? Pues entonces no te puedes perder nuestra entrada de hoy. ¡Comenzamos!

 

¿Me puedo reunir con seguridad?

A casi todos nos ha surgido la misma pregunta. La respuesta es sí, pero para ello debes cumplir con una serie de protocolos sanitarios, como mantener la distancia, usar mascarillas y lavarse las manos. Y por supuesto, tener mucho cuidado a la hora de cocinar o preparar bebidas.

 

Espacio disponible y número de invitados

El Ministerio de Sanidad advierte que es necesario guardar una distancia mínima de un metro y medio. Así que tenlo en cuenta a la hora de determinar el número máximo de personas que puedes invitar a tu reunión. Ante la duda, es mejor quedarse corto que poner en riesgo la salud de todos.

Prepara la habitación

El siguiente paso es elegir la habitación de tu casa donde recibirás a los invitados. Tendrás que ventilarla y desinfectar el suelo, los picaportes de las puertas, los interruptores de la luz y cualquier otra superficie que sea susceptible de tocarse. ¿Hace falta usar algún producto especial? No, con diluir dos cucharadas grandes de lejía en un litro de agua será suficiente, aunque por supuesto puedes usar el desinfectante que prefieras.

 

Recibir a los invitados

Sabemos que es complicado resistirse al impulso de abrazar a un amigo o familiar, pero durante la reunión no debe haber ningún tipo de contacto físico. Así que lo mejor es saludarse guardando la distancia de un metro y medio que hemos mencionado.

Además, en el recibidor deberías colocar un zapatero para que todos los invitados dejen sus zapatos. Y al mismo tiempo, proporcionar zapatillas desechables para que estén muy cómodos. En occidente, esto puede parecernos raro, pero en muchas culturas asiáticas lo normal es descalzarse al entrar en una casa para no ensuciarla.

También sería muy recomendable proporcionar a cada persona una bolsa de plástico para que introduzca todos sus efectos personales, como teléfono móvil, bolso o chaqueta. Y finalmente, no te olvides de situar en la entrada un dispensador de gel hidroalcohólico para las manos.

 

¡Todos a la mesa!

Ten especial cuidado a la hora de comer, ya que al no llevar mascarillas la distancia de seguridad cobra más importancia que nunca. Cada comensal debe tener su propio plato, copa o cubiertos, ya que está totalmente prohibido compartir nada en la mesa.

 

Un toque de elegancia para tu hogar

La seguridad no está reñida con la elegancia, por lo que te recomendamos que no descuides los pequeños detalles que marcarán la diferencia. ¿Una sugerencia? En nuestra tienda online puedes encontrar ambientadores, que llenarán tu hogar de un aroma muy agradable para recibir a tus invitados.